Inicio

Toda la música es mía

Entre los turbios recuerdos de adolescencia siempre hay uno anclado en el fondo de mi memoria. Una aburrida reunión de gente joven tutelada por un cura menos joven. Entonces casi siempre había un cura cerca, luego los he mantenido siempre lejos… En aquel recuerdo casi nadie se conoce, se mira con recelo, comienzan conversaciones apresuradas …

Sigue leyendo Toda la música es mía

El pequeño dios

Si buscamos una sabiduría que nos ayude a ser más felices, entre tantas recetas inservibles o fuera de alcance como hay, pronto encontramos una con la que muchos nos identificamos inmediatamente. Es la de almas más sencillas, más sabias o más afortunadas, aquellas que consiguen ser premiadas con una satisfacción en la mayoría de sus …

Sigue leyendo El pequeño dios

Leves prisiones

Hay días en los que la visita es obligada, en otros, esperanzada por encontrar mejorías casi imposibles o alegrías improbables. En un final de recorrido, les reunimos en la estación término, cuando apenas pueden apreciar las compañías o incluso las rechazan, cuando nuestra vida resulta incompatible con su bienestar. Ellos, casi siempre dóciles, en su …

Sigue leyendo Leves prisiones

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Historias orientales, The untamed

Si se quiere huir de tanta repetición como ofrecen las historias para ver y leer hay que buscar otras formas de presentarlas. Sabemos que las tramas de base en la cultura universal son limitadas y que cada vez que se escribe o muestra en imágenes un relato no se ha hecho más que utilizar otra…

Leer más

El dolor del vampiro

Si la infancia es ignorancia la juventud ya es confusión. Y es una sensación creciente que oscila dependiendo de las incidencias de la vida que nos agitan. Aunque tratemos de huir de las dudas esenciales con nuestras rutinas de trabajo y ocio los acontecimientos más importantes de la vida se presentan, inevitables, y nos hacen…

Leer más

La ciudad encantada

Viví algún tiempo en el país más perfecto de Europa, tan ordenado y aséptico, tan tranquilo, aburrido, indiferente a todo excepto al dinero. El de la niña Heidi y el reloj de cuco, sí. Nunca pensé que aquella experiencia pudiera producir daños mentales, quizás irreversibles. Pero tras mi vuelta y muchos años de convivencia en…

Leer más

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.